Archivo del Autor: Gonzalo Fleitas

Consejos para autopublicar un libro gratis

Como sabéis quienes seguís habitualmente este blog, hace unos meses decidí autopublicar mi segunda novela, llamada El ladrón de suspiros. Ahora, con la perspectiva que da el paso del tiempo desde que tomé esta decisión, puedo afirmar que ha sido un proceso plenamente satisfactorio, que ha respondido a mis expectativas.

Ha habido otros autores y personas interesadas que se han puesto en contacto conmigo para pedirme consejos sobre mi experiencia. Trataré de sintetizar las claves principales del proceso en este post. Sigue leyendo

Entrevistas El Ladrón de suspiros

Hoy os dejo un par de nuevas aportaciones relacionadas con mi novela El ladrón de suspiros.

Por un lado, os adjunto el enlace de una entrevista publicada en El Correo de Andalucia;  y, por otro, incluyo el link a una charla radiofónica en Radio Alcosa sobre el libro. Espero que os gusten.

“Me inspiran más las películas y las series que los libros”

Gonzalo Fleitas de Miguel (Sevilla, 1979) se dio a conocer hace un par de años con El abrazo del alma, novela con la que obtuvo el premio Marca de novela deportiva. Ahora regresa a la narrativa con una obra muy distinta, tanto en su contenido como en su edición: El ladrón de suspiros, un thriller de alta graduación erótica, es su primera obra “de puro entretenimiento”, y su primer trabajo autopublicado. Sigue leyendo

Presentación de El ladrón de suspiros

Después de un tiempo de preparación, este jueves día 20, a partir de las 20 h, celebraremos el acto de presentación de la novela El ladrón de suspiros. El evento se desarrollará en el República Café de la Alameda de Hércules.

Tendré el privilegio de estar acompañado por el escritor y periodista, Alejandro Luque, con el que dialogaré sobre el libro.

Lógicamente, todo el que desee asistir está invitado y será bienvenido. Que nadie espere un acto formal de hondo contenido literario. Creo que el proyecto, el tipo de argumento y las alturas de año a la que estamos piden un acto más informal y así lo hemos enfocado (duración, elección de lugar, etc). Sigue leyendo

Se va Jesús Navas, uno de los nuestros

La marcha de Jesús Navas es una puñalada en el corazón del sevillismo, que se desangra en una hemorragia de melancolía.

En su despedida siento que con Navas la afición del Sevilla ha sido especialmente cicatera. Nos hemos comportado como se comporta uno con el amante fiel que piensa que nunca faltará a la cita del calor de nuestras sábanas.

Creímos demasiado tiempo que la grácil mariposa nunca tendría fuerza para volar lejos y quizás por eso le racaneamos los tequieros con los que colmamos a otros.

Ahora que se ha marchado, nos hiere la certeza de saber que somos nosotros los que de verdad le necesitamos, porque ha dejado tras de sí un gélido vacío que no sabemos cómo llenar. Sigue leyendo

Sobrevivir a un secuestro cibernético

He sido hackeado.

Según parece, he sido durante quince días una de las víctimas de un ataque masivo con fuerza bruta contra los usuarios de wordpress.

Yo, que no soy un experto en estas cosas, supongo que un ataque con fuerza bruta es que alguien ha venido con una maza cibernética y ha echado abajo la puerta de mi blog.

buy it click here Definitivamente, se han perdido las formas y la buena educación. Sigue leyendo

El escrache televisivo de Jordi Évole

Salvados me parece uno de los mejores programas que se pueden ver actualmente en la televisión española. Y Jordi Évole se ha convertido por méritos propios en una referencia del mejor periodismo, merced básicamente a una cualidad envidiable: su atrevimiento y su capacidad para preguntar al entrevistado lo mismo que le están preguntando los televidentes desde sus casas.

La pasada semana un interesantísimo Salvados profundizó en  las incógnitas aún por esclarecer del dramático accidente de metro en Valencia.

Además de novedosos y noticiables testimonios, la emisión incluyó un comentado escarceo entre Juan Cotino, presidente de las Cortes Valencianas, y el propio Jordi Évole, que podéis ver en este vídeo.

buy it buy it

Évole abordó al político en una feria del vino para cuestionarle sobre otros testimonios vistos en el programa, que no dejaban a Cotino en buen lugar. El presidente de las Cortes valencianas se negó a contestar, a pesar de la insistencia del periodista.

Traigo este tema al blog porque me siento éticamente obligado a pronunciarme en contra del escrache televisivo al que fue sometido Cotino, aunque no resulte muy popular ponerse del lado del malvado de la película. Sigue leyendo

Comportamientos estúpidos y repugnantes

Ayer visité una guardería con mi hijo, un bebé de menos de tres meses. En cada una de las clases en las que entramos, los niños y niñas de uno y dos años se arremolinaban nerviosos y sonrientes en torno a él para decirle hola y darle un beso.

Recordé a Rousseau y su concepto de que el hombre es bueno por su propia naturaleza, hasta que la sociedad le corrompe.

Cómo será la sociedad en la que vivimos para que esos niños tiernos e inocentes degeneren hasta convertirse en una caterva de adultos, como la que el pasado martes difundió y comentó jocosamente en twitter un vídeo íntimo de contenido sexual presuntamente protagonizado por menores.

Hoy todos miran hacia otro lado, como si no fuera con ellos, pero el hashtag con el que se etiquetó el vídeo (que no repito, por petición expresa de la @policia) llegó a ser Trending Topic nacional, para bochorno patrio.

Quienes colgaron ese vídeo son infinitamente estúpidos e ignorantes. Estúpidos porque piensan que el cobijo de su teclado les concede un anonimato que no es tal e ignorantes porque no advierten que con su miserable comportamiento están cometiendo un grave delito.

Ojalá se lleven un buen susto por ello. Sigue leyendo

Por qué me gusta Juan Carlos Aragón

Hace tiempo ya que reparto discrecionalmente mis filias y mis fobias, sin necesidad de justificarlas ante nadie.

No necesito aprobación para sentir que me apasiona la obra de Juan Carlos Aragón, por más que en los últimos tiempos sus seguidores sintamos la sombra de la sospecha del pecado del fanatismo.

Entiendo a quien no acierte a comprender por qué me/nos gusta Juan Carlos. No tiene la talentosa regularidad de Bienvenido, la simpática sencillez de los Carapapas, la sensibilidad de Tino, el gusto cantando de Quiñones, el gaditanismo de Martín o la llave del arte carnavalesco, que se llevó consigo Martínez Ares.

Con Aragón, sin embargo, se cumple una máxima creativa, la de la obsolescencia diferida de la obra de arte, que lejos de agotarse gana profundidad y significado en cada una de sus nuevas revisiones. Sigue leyendo