El escrache televisivo de Jordi Évole

Salvados me parece uno de los mejores programas que se pueden ver actualmente en la televisión española. Y Jordi Évole se ha convertido por méritos propios en una referencia del mejor periodismo, merced básicamente a una cualidad envidiable: su atrevimiento y su capacidad para preguntar al entrevistado lo mismo que le están preguntando los televidentes desde sus casas.

La pasada semana un interesantísimo Salvados profundizó en  las incógnitas aún por esclarecer del dramático accidente de metro en Valencia.

Además de novedosos y noticiables testimonios, la emisión incluyó un comentado escarceo entre Juan Cotino, presidente de las Cortes Valencianas, y el propio Jordi Évole, que podéis ver en este vídeo.

buy it buy it

Évole abordó al político en una feria del vino para cuestionarle sobre otros testimonios vistos en el programa, que no dejaban a Cotino en buen lugar. El presidente de las Cortes valencianas se negó a contestar, a pesar de la insistencia del periodista.

Traigo este tema al blog porque me siento éticamente obligado a pronunciarme en contra del escrache televisivo al que fue sometido Cotino, aunque no resulte muy popular ponerse del lado del malvado de la película.

No comparto que un periodista, sea quien sea, asalte en la calle a ningún político y le exija responder, aprovechando incluso en su favor el bienintencionado apoyo de la ciudadanía presente.

Supongamos por un instante que lo mismo que hizo el follonero lo hicieran todos y cada uno de los periodistas que reciben el silencio como respuesta. Veríamos al presidente del gobierno, al rey, a los ministros y a tantos y tantos personajes perseguidos por una horda de plumillas que se considerarían legitimados para obtener sus ansiadas respuestas.

Cada uno es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios. Incluso los políticos, mal que nos pese en algunas ocasiones.

Siento escaso afecto por determinados personajes públicos, que se esconden de sus responsabilidades amparados en la impunidad. Pero igualmente me repelen los periodistas que por perseguir la verdad se creen con derecho a todo.

En el Salvados del accidente de metro bastaba con haber mostrado la lista de las personas y cargos que rehusaron participar en el programa, que ya la audiencia hubiera sabido extraer sus propias conclusiones.

Pero tratar de sacar a alguien a la fuerza del armario de su silencio voluntario es un exceso periodístico que debemos denunciar desde la profesión.

Me encantará, en todo caso, leer opiniones distintas sobre el escrache de Cotino. Quizás alguna me haga cambiar de opinión.

7 pensamientos en “El escrache televisivo de Jordi Évole

  1. @ferflopa

    Lamentablemente en estos últimos años uno aprende a que no se puede creer nada de lo que sale en la tele a priori.
    Juicio critico, contraste de información… pero cada vez resulta mas difícil, el escepticismo aumenta.
    Me re-enteré del accidente de Valencia gracias al programa. Digo re-enteré porque se que en un rincón de mi cerebro tenía la información, pero los maestros de las malas artes que hay dentro de las comunicaciones supieron aplacar los recuerdos en su momento.
    Me imagino a los familiares de las víctimas. Me pongo en su lugar.
    Gracias a esa actitud que denuncias (y denunciable), uno ve con sus propios ojos al presidente de las cortes pasando el mal rato, confirmando que tras su sonrisa silenciosa guarda algo impuro.
    Un simple “No han querido participar” me hubiera bastado en otros tiempos. Hoy leo en el primer canal de una televisión nacional que la portavoz de una plataforma cualquiera no quiere participar en un programa (esto me lo acabo de inventar…), e irremediablemente me asaltan las dudas sobre la veracidad.
    No soy periodista, y de actitudes en el gremio sabrás como el que más. Pero me pongo en el lugar de las víctimas.
    Hasta el otro día no sabía de lo bochornoso de todo lo que rodea el accidente. Hoy lo se. Lo he visto con mis propios ojos.

    Para terminar, te cito, y lanzo otra frase para el debate…

    “…sacar a alguien a la fuerza del armario de su silencio voluntario…”

    ¿Pero que pasa con la llave del armario forzoso en el que me han encerrado sin darme explicaciones?

    Un abrazo.

    Responder
    1. Gonzalo Fleitas Autor

      Interesante visión. Gracias a este post he comprobado que la visión mayoritaria de quienes han opinado sobre él es “perdonar” la actitud de Évole porque efectivamente le dan más importancia al hecho de haber “desenmascarado” la actitud de Cotino. Comprendo perfectamente esa opinión e incluso pero sigo pensando que no es el mejor camino para intentar acercarse a la verdad. Desde luego, si lo miras desde los ojos de las víctimas esto no tiene ninguna importancia comparado con el drama del accidente y la crueldad de haber querido construir alrededor de él un falso silencio. Un abrazo y gracias por participar.

      Responder
      1. http://www./

        “Do these people actually think about what they say?”You bet they do. They consider anything which might convince people that Jews have an alternate, insular, tribal, and brutal way of thinking, to be a win for Zionism.

        Responder
      2. kredit termin

        Hmmm…not quite scary, and I’m not sure if it’s implied that she went to hell, or if she was already a demon…But, all in all, a good amibigous story. Not creepy though.VA:F [1.9.21_1169](from 0 votes)

        Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.