Sobrevivir a un secuestro cibernético

He sido hackeado.

Según parece, he sido durante quince días una de las víctimas de un ataque masivo con fuerza bruta contra los usuarios de wordpress.

Yo, que no soy un experto en estas cosas, supongo que un ataque con fuerza bruta es que alguien ha venido con una maza cibernética y ha echado abajo la puerta de mi blog.

buy it click here Definitivamente, se han perdido las formas y la buena educación.

Si mi bitácora se denomina “Pasa sin llamar” es porque recibo gustoso a todo el que quiera visitarme. Si me hubieran pedido la contraseña por las buenas, se la hubiera prestado, que tampoco tengo nada que ocultar.

Ya pasó todo, pero han sido semanas de angustia en las que no he podido acceder a mi blog, que ha sido ciberokupado.

Durante el secuestro, he permanecido atento al móvil. Cada llamada de un número desconocido la respondía con miedo, esperando oír una voz metálica distorsionada que me incitara a dejar una bolsa de basura con dinero en cualquier papelera infesta de Illinois.

En otras ocasiones miraba el buzón, esperando que apareciera un anónimo con letras de revista recortadas. Por las noches el sueño me vencía aguardando una prueba de vida de que el blog se encontraba en buen estado.

Todo este estrés traumático me ha llevado incluso a plantearme la difícil pregunta de cuánto estaría dispuesto a pagar como rescate del blog.

Pero la realidad le ha podido a la ficción y tras dos semanas de agobio, he decidido contactar con mi casero (el hosting en el que se aloja el blog), que en poco más de diez minutos ha cambiado la cerradura y me ha permitido volver a entrar en mi okupada bitácora.

Os confieso que he entrado con miedo. He escrito la contraseña y luego he hablado en voz alta conforme entraba, para evitar un encuentro inesperado con alguno de los asaltantes.

Al César lo que es del César y al  hacker lo que es del hacker. Lo han dejado todo bien colocadito, no me falta ningún plugin de valor y tampoco he echado en falta posts personales.

La pesadilla ha acabado y me queda la satisfacción de haber sido hackeado, lo que me coloca a la altura del Pentágono y el FBI.

Y puedo volver a escribir. Si eso es una buena o mala noticia lo dejo a vuestra opinión ;-).

4 pensamientos en “Sobrevivir a un secuestro cibernético

  1. http://www.moiragomes.com/

    Elsewhere, I have argued that the idea that men need “variety” in sex and sexual partners is only a cover for adultery. I proposed there that the real problem was simply lack of like. If a man gives “I just needed a change” as an excuse for adultery, he simply means “I don’t really like my woman, that’s all”. Because a man’s sexual desires are very simple and straightforward, given only two fulfilled variables: am I respected? and do I like her?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.